viernes, 29 de agosto de 2008

Barack Obama acepta nominación como candidato a la presidencia de Estados Unidos


Afirma que "es el momento de un cambio" en Estados Unidos
Por Michelle Austein


Denver – Coincidiendo con el 45to aniversario del célebre discurso "Tengo un sueño", que Martin Luther King Jr. pronunció un 28 de agosto, Barack Obama aceptó la nominación del Partido Demócrata como candidato a la presidencia de Estados Unidos.
Mientras el público gritaba "Si podemos!" y mostraban cartelones con la inscripción "Cambio", Obama dijo "con profunda gratitud y gran humildad acepto la nominación a la presidencia de Estados Unidos".
En su discurso de aceptación Obama dijo que "es el momento de que cambiemos a Estados Unidos" y que la elección de 2008 es la elección para "mantener viva la promesa de Estados Unidos".
"Nos encontramos en uno de esos momentos definitivos, cuando nuestra nación está en guerra, cuando nuestra economía en caos y cuando la promesa estadounidense está amenazada", dijo.

LA PERSPECTIVA DE OBAMA PARA SU PRESIDENCIA

Obama aseveró que cambiaría la vida en Estados Unidos recortando los impuestos para el 95 por ciento de las familias trabajadoras, facilitando el acceso a la atención médica para todos los estadounidenses, garantizando la igualdad de salario para las mujeres y facilitando la educación universitaria para todos los jóvenes estadounidense que presten servicios en su comunidad.
En un año electoral en que el elevado costo de la gasolina es uno de los principales temas en la campaña, el nominado Demócrata aseveró que como presidente se fijará "la meta clara, de acabar en 10 años nuestra dependencia del petróleo del Oriente Medio". Obama dijo que hará eso aprovechando con cuidado la energía nuclear e invirtiendo en fuentes de energía renovable.
"Así como mantenemos nuestra promesa la próxima generación aquí en el país, de la misma manera debemos mantener la promesa de Estados Unidos en el extranjero", aseveró Obama, al decir que pondría fin a la guerra en Iraq y combatirá a al-Qaida y el Talibán en Afganistán.
Obama afirmó que "establecerá nuevas asociaciones para derrotar a las amenazas del siglo XXI", en referencia a la proliferación nuclear, la pobreza, el genocidio y el cambio climático.
También dedicó gran parte de su discurso a lo que calificó de"políticas fallidas" del presidente Bush y a los problemas con las políticas propuestas por el presunto candidato Republicano John McCain.
"Nosotros amamos mucho a este país como para permitir otros cuatro años como los ocho años pasados", dijo Obama. En toda su campaña electoral Obama ha dicho que McCain impulsaría políticas similares a las de la administración Bush. Obama agregó que el candidato Republicano no entiende los problemas que enfrenta la clase media de Estados Unidos y criticó las posturas de McCain en relación con el alivio impositivo para las empresas petroleras, la atención de la salud y la educación.
El candidato demócrata también criticó las posturas de McCain en torno a las guerras en Iraq y Afganistán. "Necesitamos un presidente que pueda enfrentar las amenazas del futuro, no seguir aferrado a las ideas del pasado".
Obama, que es el primer candidato afro estadounidense nominado a la presidencia por un partido político principal, se refirió a la famosa Marcha a Washington, que encabezó Martin Luther King el 28 de agosto de 1963.
Al referirse a los que participaron en esa marcha, y que escucharon "Tengo un sueño", el famoso discurso de King, Obama dijo que "ellos pudieron haber escuchado palabras de odio y discordia. Se les pudo haber dicho que sucumbieran al miedo y la frustración de tantos sueños postergados".
"Pero lo que la gente más bien escuchó fue que en Estados Unidos nuestro destino está ligado intrínsecamente. Que juntos, nuestros sueños pueden ser uno solo", añadió.
Esos manifestantes, dijo Obama, se comprometieron a seguir adelante con la marcha. En esta elección "otra vez debemos comprometernos con la marcha hacia el futuro".

LA GENTE HIZO LARGAS COLAS PARA PRESENCIA UN HECHO HISTÓRICO

El discurso de Obama cerró una noche de discursos políticos, videos y actuaciones musicales en Invesco Field, un estadio de fútbol americano con capacidad para 76.000 personas. La mayor parte de la programación estuvo abierta solamente para los delegados y los líderes del partido, pero el discurso fue abierto al público en general y se distribuyeron entradas gratuitas con meses de anticipación al discurso. El último candidato en pronunciar su discurso de aceptación en un salón de convenciones fue John F. Kennedy en 1960.
Los que pudieron conseguir boletos esperaron largas horas, bajo el calor reinante en Denver, para ver al candidato presidencial, y fueron pocos los que se quejaron. Muchos dijeron que estaban para presenciar la historia, como el caso de Tom y Patty Ballowe que viajaron desde Nuevo México para escuchar el discurso.
"Es emocionante poder ser parte de la historia", dijo Tom Ballowe. Los Ballowe, que durante meses han trabajado como voluntarios en la campaña de Obama, señalaron que el evento fue un reconocimiento importante a su tarea.
Dale Fish, de Pueblo, Colorado, manejó casi 200 kilómetros para ver a Obama. El excombatiente de Vietnam dijo que apoya al candidato demócrata porque "no necesitamos que nuestros chicos vayan a morir en otra guerra". Fish señaló que Obama le recuerda al extinto presidente Kennedy "por su pasión y habilidad de captar la imaginación".
En 1960 todo el país "estaba agotado", dijo Fish, pero Kennedy y King hicieron que esa generación creyera en sus líderes. Fish dice que Obama "nos da nuevos sueños, nueva dirección, una nueva pasión".

Transcripción del discurso de Obama, en inglés.
Por mayor información sobre la Convención Demócrata, en español, visite el sitio oficial del evento.


Notas relacionadas:
> Partido Demócrata designa formalmente a Obama como candidato presidencial
> Primera noche de Convención Demócrata celebra la historia de Obama
> Hillary Clinton anima a sus seguidores a apoyar a Barack Obama
> Ex presidente ayuda a unir al Partido Demócrata en apoyo a Obama
> Elecciones estadounidenses favorecen la imagen de EE.UU. en el mundo

lunes, 4 de agosto de 2008

La educación internacional es clave para alentar el buen relacionamiento entre países


El consejero Robert Zimmerman describe algunos de los programas educativos que auspicia la embajada de los EE.UU.

A continuación se brinda una transcripción de las declaraciones realizadas por el consejero de Prensa y Cultura de la embajada de los Estados Unidos, Robert Zimmerman, ante una reunión del Club Rotary de Montevideo, el 4 de agosto de 2008:
(comienza la transcripción)


Muy buenas tardes a todos y muchas gracias por invitarme a dar esta charla hoy en el Rotary Club.

El Rotario que me hizo esta invitación la semana pasada, el Sr. Chekor, me contó que ustedes estaban interesados en conocer las actividades de la Embajada de los Estados Unidos relacionadas con los programas educativos que benefician tanto a uruguayos como a estadounidenses.

Antes de comenzar a hablarles de este tema, permítanme primero presentarme.

Desde hace un año y medio soy el Consejero de Prensa y Cultura de la Embajada y estaré aquí por dos años más, antes de mi traslado a los Estados Unidos o a cualquier otro destino internacional. Trabajé en Francia, Cameroon, Haiti, Buenos Aires, Méjico y ahora en Uruguay.

Conocí a mi esposa en la Argentina y nuestra hija Amy nació aquí en Montevideo, hace cinco meses. Por estas razones, esta parte del mundo es realmente muy especial para mí y la considero mi lugar favorito en el mundo.

La embajada está involucrada en muchos programas relacionados con la educación. Diría que el Programa de Intercambio Fulbright es el más importante y conocido de ellos. Desde su creación, en 1946, miles de estudiantes universitarios de los Estados Unidos y de por lo menos 100 países estudiaron en universidades en mi país y en el exterior.

Aproximadamente 900 uruguayos han sido becados desde 1961, para visitar y estudiar en universidades estadounidenses por períodos que van de tres semanas a varios años. Un número más pequeño, pero no poco importante de estadounidenses, estudiaron en Uruguay con el Programa Fulbright.

Las becas Fulbright son muy prestigiosas. La Comisión Directiva del Programa Fulbright en Uruguay, de la que soy integrante, determina que uruguayos reciben becas Fulbright y da orientación a los estadounidenses que obtienen becas Fulbright para estudiar acá. La Comisión está integrada por tres estadounidenses y varios uruguayos; en su mayor parte pertenecientes al sector empresarial. Incluye también un representante del Gobierno de Uruguay que, actualmente, es el Subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura.

La Comisión Fulbright busca activamente graduados universitarios que deseen estudiar en campos tan diversos como los negocios, la genética o la informática. Su objetivo es tratar de que una mente de primer nivel aproveche la oportunidad de estudiar en el campo de su especialidad para luego volver al Uruguay y volcar lo aprendido en beneficio de sus conciudadanos. Por esta razón, enviamos muchos profesores de inglés uruguayos a los Estados Unidos por tres semanas y un número similar de estadounidenses a este país, para que aprendan de un modelo que le ha otorgado al Uruguay una tasa de alfabetismo de casi 100%.

Asimismo, auspiciamos las “Becas Humphrey”, que otorgan una beca de posgrado de un año en una universidad de Estados Unidos, a un destacado funcionario de gobierno.

La embajada a veces tiene conocimiento de benefactores estadounidenses que buscan crear programas de intercambio para beneficiar uruguayos. Recientemente, hubo un caso de un ciudadano de los Estados Unidos que financió dos Maestrías en Administración de Empresas, con estadía incluida, a dos uruguayos, en la Universidad de Wisconsin en Milwaukee. Estamos además tratando de promover intercambios entre universidades locales y de los Estados Unidos para que los uruguayos puedan capacitarse en campos tales como animación por computadora, leyes y otras áreas.

Este año, estamos planeando implementar un programa de becas que posibilitará a 50 estudiantes uruguayos de pocos recursos estudiar inglés gratis en la Alianza Cultural Uruguay-Estados Unidos en Montevideo y sus centros en el interior del país. Actualmente, un empresario estadounidense está financiando un programa de tres años de enseñanza de inglés a veinte estudiantes de secundaria destacados pero con pocos recursos.

Nuestro programa de visitantes internacionales nos permite seleccionar veinte uruguayos al año para viajar a los Estados Unidos por tres semanas para aprender sobre temas de su interés. Los costos de este programa son financiados por el Gobierno de los Estados Unidos. Generalmente enviamos becarios en áreas tan diversas como la cultura, expertos en museos por ejemplo, historiadores, pero también políticos y hombres de negocios, entre otros. Estos individuos, participan en programas que incluyen visitas a tres o cuatro ciudades diferentes y asisten a charlas a cargo de expertos estadounidenses.

Asimismo, la embajada auspicia programas que permiten que pequeños grupos de liceales visiten los Estados Unidos durante tres semanas y conozcan su sistema de gobierno y su sociedad. Este programa se llama “Jóvenes Embajadores”. También trabajamos conjuntamente con las organizaciones “Compañeros de las Américas” y “DESEM” enviando a los Estados Unidos a otros uruguayos en visitas similares.

Thomas Jefferson, el autor de nuestra Declaración de Independencia, fue también el autor de la filosofía de nuestra educación. Además de fundar una de las más importantes universidades públicas, a Jefferson se lo conoce por haberle dicho a una importante figura política de su época “Nada sería más beneficioso y a un bajo costo que tener una biblioteca en cada condado”. Cuando terminó la 2ª Guerra Mundial , William Fulbright, un senador muy influenciado por Jefferson, percibió que los intercambios internacionales que involucraran estudiantes y académicos serían claves para promover la paz en el mundo. Hizo una ley que creó este programa de becas que lleva su nombre. La educación internacional es clave para alentar el buen relacionamiento entre países.

Muchas gracias. Con mucho gusto, contestaré sus preguntas.

(termina la transcripción)