jueves, 23 de junio de 2011

Obama dice que 10.000 soldados estadounidenses saldrán de Afganistán en 2011



Washington — Estados Unidos replegará 10.000 soldados de Afganistán para finales de 2011, y puede lograr su meta de negarles a al Qaeda y a sus afiliados un refugio seguro desde donde lanzar ataques contra Estados Unidos o contra sus aliados, según anunció el presidente Obama.

En un discurso a la nación transmitido por televisión desde la Casa Blanca el 22 de junio, Obama dijo que las tropas estadounidenses empezarán a retirarse en julio, y para el verano de 2012 se habrán replegado en total 33.000 militares.


“Tras esta reducción inicial, nuestros soldados continuarán regresando a casa a paso firme a medida que las fuerzas de seguridad de Afganistán asuman la delantera. Nuestra misión de combate pasará a ser de apoyo. Para el 2014, se concluirá este proceso de transición y el pueblo afgano estará a cargo de su propia seguridad”, dijo Obama.


A finales de 2009 y comienzos de 2010, el presidente aumentó las tropas estadounidenses en Afganistán a más de 100.000 personas, tras agregar un incremento de alrededor de 30.000 soldados para fortalecer las operaciones contra la insurgencia dirigidas a paralizar los intentos del antiguo régimen talibán de volver a ganar el control de secciones del país. El incremento era parte de un plan más amplio para con el tiempo trasladar las responsabilidades de la seguridad del país al ejército y a las fuerzas de policía afganas.


“Esta noche, les puedo decir que estamos cumpliendo esa promesa”, afirmó Obama.


El presidente dijo que al Qaeda se encuentra bajo tremenda presión desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington. “Junto con los paquistaníes, hemos eliminado a más de la mitad de los líderes de al Qaeda”, incluyendo a su líder Osama bin Laden.


“Al Qaeda sigue siendo peligroso, y debemos permanecer alerta a ataques. Pero hemos puesto a al Qaeda en el camino a la derrota, y no cejaremos hasta que se concluya la labor”, dijo Obama.

Las actividades de Estados Unidos contra el terrorismo también deben abordar la situación en Pakistán, que es el país que mayor peligro corre debido a los extremistas violentos, según dijo

Estados Unidos trabajará con el gobierno de Pakistán para “arrancar de raíz el cáncer del extremismo violento” y al mismo tiempo insistirá que Pakistán “cumpla sus promesas”, dijo.


“Que no quepa la menor duda de que mientras sea Presidente, Estados Unidos nunca tolerará un refugio para quienes se proponen matarnos: no podrán eludirnos ni evitar ser llevados ante la justicia como lo merecen”, declaró el presidente.


Obama también dijo que Estados Unidos se sumará al gobierno afgano en sus campañas de reconciliación con el talibán, pero sostuvo que aquellos que quieran ser parte de un Afganistán pacífico “deben romper con Al Qaida, abandonar la violencia y respetar la constitución de Afganistán”.


El repliegue de las tropas estadounidenses marca “solo el inicio, pero el final” del esfuerzo estadounidense por llevar la guerra en Afganistán a su fin, según dijo.


“Ante la violencia e intimidación, los afganos están luchando y muriendo por su país, creando fuerzas policiales locales, abriendo mercados y escuelas, creando oportunidades nuevas para las mujeres y niñas, y tratando de pasar la página tras varias décadas de guerra”, declaró.


“Debemos realizar la difícil labor de retener los logros que hemos alcanzado a la vez que reducimos nuestras fuerzas y le entregamos al pueblo afgano la responsabilidad por la seguridad”, dijo el presidente.


También anunció que Estados Unidos será anfitrión de una reunión en mayo de 2012, en Chicago, de los aliados y socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte “para definir la próxima fase de esta transición”.


Obama dijo que Estados Unidos pretende proteger su propia libertad y prosperidad al extenderlas a otros en todo el mundo, y comentó que el país ha de “trazar un curso más centrado” en su participación mundial y al mismo tiempo apoyar las aspiraciones democráticas, como las que han inspirado la Primavera Árabe.

“No representamos el imperialismo sino la autodeterminación”, dijo, y agregó que Estados Unidos apoyará las revoluciones democráticas que está surgiendo en el mundo “con fidelidad a nuestros ideales, con el poder de nuestro ejemplo y con una firme convicción de que todos los seres humanos merecen vivir con libertad y dignidad”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por enviarnos tu mensaje!