viernes, 28 de octubre de 2011

Halloween: Fiesta de antiguo origen celebra la vida


A medida que el Hemisferio Norte comienza su sueño invernal y las noches se alargan, los espíritus de los muertos parecen inquietantemente más cerca de los vivos cada 31 de octubre, Halloween, (víspera del Día de Todos los Santos).


¡Es entonces cuando los estadounidenses se despreocupan y empiezan a divertirse!

Aunque no es una fiesta oficial, la celebración tradicional del 31 de octubre, o Halloween como se la conoce, es algo que los niños estadounidenses disfrutan mucho pues tienen oportunidad ese día de disfrazarse, muchas veces de fantasmas, monstruos u otras criaturas “sobrenaturales” y de paso recolectar dulces y pequeños presentes que los adultos les regalan. Muchos adultos también aprovechan la ocasión asistiendo a fiestas de disfraces, aunque con trajes que suelen replicar a personajes famosos, candidatos políticos y otras figuras públicas.
Halloween es una de las fiestas más antiguas que aún se celebran en el mundo occidental. En su momento llegó a ser el día más importante del año para los antiguos pueblos celtas, Samhain, como se conocía entonces, se creía que era un tiempo en que las almas de los muertos eran liberadas durante una noche para vagar por la tierra. Se encendían hogueras para ayudar a guiar las almas de nuevo a la tierra de los muertos y para ahuyentarles y que no se acercaran a los vivos. Se hacían ofrendas de alimentos para apaciguar a los espíritus potencialmente amenazantes.
A medida que se extendió la cristiandad por Europa, las almas de los santos y de todos los muertos se recordaban el 1 y 2 de noviembre. El 31 de octubre se conocía originalmente como la “noche de las ánimas”, y en inglés “All Hallows Eve, de donde surgió el nombre actual Halloween.
En la actualidad la Oficina del Censo calculó más recientemente que unos 41 millones de niños vestidos como criaturas de otro mundo tocan a la puerta de las casas de sus vecindarios, gritando "truco o regalo". La gente en las casa regalan dulces para apaciguar a estas modernas "apariciones".
Muchos chicos sacrifican sus golosinas y participan en su lugar en Truco o Regalo por UNICEF, que recolecta dinero en pequeñas cajas distribuidas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Los niños estadounidenses han recogido más de 164 millones de dólares de este modo y los fondos se destinan a la educación, inmunización y otros programas en el mundo en desarrollo.

EL NEGOCIO DE HALLOWEEN

En 2010, los estadounidenses gastaron un promedio de 66 dólares cada uno en disfraces de Halloween, dulces y decoraciones, según la Federación Nacional de Minoristas (NRF). Se calcula que los gastos totales de los 148 millones de estadounidenses que celebran Halloween alcanzarán los 6.000 millones de dólares.
“En los últimos años, Halloween ha servido de respiro agradable de la realidad, que permite a muchos estadounidenses escaparse del estrés que la economía ha ejercido sobre sus familias e ingresos”, declara el director ejecutivo de NRF Matthew Shay en el sitio web de la federación.
En una encuesta realizada por la federación se concluyó que poco más de cuatro de cada 10 estadounidenses se disfraza en Halloween y un 12 por ciento disfraza a sus mascotas también. Los adultos jóvenes entre 18 y 24 años de edad son los más propensos a participar en actividades relacionadas con Halloween, y un 70 por ciento de estos dijeron disfrazarse.
Dar y recibir dulces es una parte esencial de las celebraciones de Halloween. Más del 72 por ciento de los estadounidenses repartieron dulces para Halloween en 2010, según la NRF. La Asociación Nacional de Confiteros informa que Halloween es con diferencia la fiesta en la que la industria de los dulces más vende, lo que contribuye a las 25 libras per cápita de consumo anual de dulces por los estadounidenses.
Los “dulces de maíz”, confeccionados con azúcar en forma de granos de maíz con bandas de color amarillo, naranja y blanco, han sido populares en los Estados Unidos desde la década de 1880 y están directamente relacionados con Halloween. Aunque en 2010 se produjeron 35 millones de libras de “dulces de maíz”, los dulces de chocolate fueron los más populares para Halloween, lo que ofrece un final dulce para una noche espeluznante.

Fuente: http://iipdigital.usembassy.gov/iipdigital-es/index.html

3 comentarios:

  1. Anónimo14:07

    Qué buena!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15:03

    la verdad que esta no es toda la historia... no se ofrecian solo ofrendas...sino que ademas se ofrecian sacrificios...animales y humanos.Las fogatas que encendian eran para sacrificar esas cosas...de ahi el origen de la palabra fogata...en ingles "bonefire"-bone:hueso-fire:fuego...El dios que adoraban los celtas, era el "dios de la muerte", o sea, Satanas. Me da pena ver como transforman la verdadera historia y no cuentan que los druidas pasaban casa por casa, pidiendo ofrendas, si no eran de su agrado, se llevaban lo que querian...incluso bebes. Suelo leer este blog, y seguirlo...pero esto me apena terriblemente.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:12

    No exageres amigo/a, siempre con la lata de SATANAS!!! Por Dios.
    Satanas es cada uno de nosotros, según para que y como actuemos entre nosotros mismos, Satanas no son unos niños disfrutando y pidiendo golosinas, Satanas son políticos que inventan guerras y esos SI QUE SACRIFICAN GENTE AL DIOS "HOMBRE PODEROSO".
    Déjense de joder... cada cultura tuvo y trajo lo suyo y muyyyyyyyy lejos esta hoy cualquier connotación con esas historias.
    No te apenes, disfruta con las sonrisas de esos NIÑOS y si queres apenarte mira algun noticiero donde diariamente se muestra OTRA CLASE DE NIÑOS muertos de hambre y llenos de moscas, de eso apenate.

    ResponderEliminar

¡Gracias por enviarnos tu mensaje!