lunes, 12 de diciembre de 2011

Día y Semana de los Derechos Humanos - Proclama Presidencial

Con la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas afirmó las verdades eternas de que todas las personas tienen el derecho a la libertad, a la igualdad y a la justicia en el marco de la ley.
En el Día de los Derechos Humanos y durante la Semana de los Derechos Humanos, celebramos nuestras libertades fundamentales y renovamos nuestro compromiso con la defensa y promoción de la dignidad humana.
La raza humana refleja una gran variedad de culturas vibrantes e identidades singulares, pero todos estamos unidos por las libertades innatas que son nuestro derecho de nacimiento común. Los derechos a reunirnos pacíficamente, a expresarnos y a expresar nuestra devoción religiosa como deseamos, así como el derecho a determinar nuestro propio destino, no conocen fronteras.
Todas las personas deben vivir libres de la amenaza de ejecuciones extrajudiciales, tortura, opresión y discriminación, independientemente de su sexo, raza, religión, nacionalidad, orientación sexual o discapacidad física o mental. Los dictadores tratan de limitar estas libertades a través de leyes represivas y de la fuerza bruta, pero la esperanza no puede ser encarcelada y las aspiraciones no pueden ser asesinadas.
Nos acordamos de ello cuando los manifestantes desafían balas y garrotes para hacer resonar el llamado a la reforma, cuando las mujeres jóvenes se atreven a ir a la escuela a pesar de las prohibiciones y cuando parejas del mismo sexo se niegan a recibir órdenes acerca de a quién amar. El año pasado se registró un cambio extraordinario en Oriente Medio y en África del Norte a medida que plaza por plaza, ciudad por ciudad, país por país, las personas se levantaron para exigir sus derechos humanos.
En todo el mundo, hemos sido testigos de importantes avances en la consolidación de la democracia y la expansión de las libertades, avances facilitados a menudo por la cooperación vital de la comunidad internacional. En los 63 años desde el momento en que la comunidad internacional se reunió en apoyo de la dignidad humana y adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos, nuestros futuros se han vuelto cada vez más interconectados.
Tenemos interés no sólo en la estabilidad de las naciones, sino también en el bienestar de las personas. En este aniversario, reconocemos que los derechos humanos son universales y nos unimos con todos aquellos que persiguen el sueño de un mundo libre, justo y con igualdad.

AHORA POR TANTO, YO, BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me invisten la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, por la presente proclamo el 10 de diciembre de 2011 como Día de los Derechos Humanos y la semana que comienza el 10 de diciembre de 2011, como Semana de los Derechos Humanos. Hago un llamado a la población de Estados Unidos a conmemorar estas celebraciones con ceremonias y actividades apropiadas.

EN FE DE LO CUAL, suscribo la presente este octavo día de diciembre, del año de Nuestro Señor dos mil once y doscientos treinta y seis años de la Independencia de los Estados Unidos de América. 

Barack Obama


La Casa Blanca 
Oficina del Secretario de Prensa 
Proclamación Presidencial
Día de los Derechos Humanos y Semana de los Derechos Humanos, 2011 
Del Presidente de los Estados Unidos de América 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por enviarnos tu mensaje!