viernes, 27 de marzo de 2015

Wynton Marsalis: Jazz y Candombe en Uruguay

Wynton Marsalis ofreció una Charla y compartió y conversó con jóvenes músicos y seguidores uruguayos. [Foto: Juan Francisco Casal]
El Centro Cultural de Música dio inicio a su temporada 2015 presentando el espectáculo Jazz at Lincoln Center Orchestra con Wynton Marsalis, quienes llegaron a Uruguay para ofrecer este concierto y para realizar otras actividades de interés cultural. 

Galería de Fotos

Marsalis ofreció una interesante charla en la Sala Delmira Agustini del Teatro Solís en la que tuvo oportunidad de conversar acerca del jazz, la importancia de la música en la educación y otros conceptos. Asímismo, Marsalis tuvo la oportunidad de conversar, firmar autógrafos y sacarse fotos con jóvenes músicos y seguidores que asistieron a la charla. 

El martes 24 de marzo, tuvo lugar el evento principal en el Teatro Solís donde, a sala llena, la Lincoln Center Orchestra y Marsalis ofrecieron un genial concierto de jazz. Tras este evento, el Encargado de Negocios de Estados Unidos en Montevideo, Brad Freden, ofreció una recepción en honor a Marsalis en la Residencia oficial de la embajada. 

Allí, unos 200 invitados, autoridades de la música uruguaya, gestores culturales, periodistas y amigos, participaron de un evento de integración. Freden agradeció muy especialmente a Marsalis por su participación en este programa, por su visita y por su generosidad. Marsalis, por su parte, agradeció mucho el apoyo de la embajada y dijo que había disfrutado mucho su visita a Montevideo. 



El músico uruguayo Daniel "Tatita" Marquez, junto a su cuerda de tambores, ofrecieron un breve e intenso espectáculo de candombe, el cual Marsalis escuchó con enorme atención. Luego se dio inicio a la improvisación. Sobre la base de los tres tambores, luego otros músicos comenzaron a sumarse. Apareció un trombón, luego un saxofón, luego el piano.

Los ritmos se fusionaron, sobre la base de candombe, jazz. Marsalis conversó con Tatita Marquez, le pidió que le mostrara los movimientos, que le enseñara sobre tiempos y compases del ritmo. Luego tomó los palos y experimentó en persona con los tambores. Se dio un verdadero intercambio cultural a través del idioma universal de la música. 

Marsalis y Tatita se quedaron hasta la madrugada haciendo sonar los tambores, mezclándolos con piano y trompeta, para deleite de los presentes, quienes pudieron disfrutar un pequeño concierto íntimo y un brillante contrapunto musical entre Tatita Marquez y el genial y legendario Wynton Marsalis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por enviarnos tu mensaje!